Convento de Santa Catalina

Convento de Santa Catalina se debe la fundación realizada por el licenciado D.Jerónimo de Avila y de la Cueva en el Siglo XVI, este edificio ha tenido diversos cambios de uso, desde 1850 a 1878 fue un hospital. En 1878 fue ocupado nuevamente por los franciscanos misioneros que decidieron su cierre en 1942 por el escaso número de frailes que habitaban el convento. En 1970 se adapta para Parador Nacional, proyecto encargado a Juan Palazuelo Peña y Ramón Melgarejo Rueda.

Todo el conjunto era de una gran austeridad constructiva, el convento fue ejecutado de acuerdo al esquema monástico impuesto en los conventos franciscanos en razón de tres actividades ejercidas por los frailes: la oración, la predicación y el trabajo manual en la huerta.

La Iglesia responde a la moderna tipología vigente en los primeros años del siglo XVII. Atribuible a Nicolás Vergara, El Mozo.

Museo Nacional de Teatro

Por iniciativa del Ayuntamiento de Almagro y de la Consejería de Educación y Cultura de la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha, se decide la creación de un Museo del Teatro en el casco histórico de Almagro.

En junio de 1989 se finaliza la construcción de un edificio, donde actualmente se situa el Museo de Encaje.

Dada la gran cantidad y riqueza de los fondos, el edificio pronto resultó insuficiente, por lo que en 1994, el Ayuntamiento de Almagro acuerda la cesión de los Palacios de los Maestres de Calatrava al Ministerio de Cultura para que, tras una rehabilitación, se destinara a Museo Nacional del Teatro.

Corral de Comedias

El Corral de Comedias de Almagro es el único que se ha conservado intacto y en activo desde principios del siglo XVII hasta nuestros días.

Los Corrales de Comedias solían coincidir con los patios de mesones, posadas o casas de vecinos, en los que aprovechando sus propias características, se adaptaban para las representaciones de comedias durante el Siglo de Oro Español. En el siglo XVIII se decreta el cierre de los Corrales, transformándose algunos en teatros a la italiana, aunque la mayoría fueron poco a poco, demolidos.

El Corral de Comedias de Almagro fue construido en 1628 por Leonardo de Oviedo a partir de una remodelación del antiguo Mesón del Toro. La reforma consistió en la construcción de un tablado, mientras que en las crujías restantes, donde se ubicaría el público, se imitó el esquema compositivo de la Plaza Mayor.

El patio era utilizado como lugar de acceso al resto de las dependencias que rodeaban su entramado de madera, tanto cuando se utilizó como espacio escénico, como cuando fue mesón. Después, al convertirse en Posada de las Comedias, las diferentes estructuras fueron cubiertas para el mejor aprovechamiento de un espacio que fue segregado horizontalmente por las propiedades colindantes.

En 1954 este Corral fue descubierto y comprado su patio por el Ayuntamiento. Tras sucesivas restauraciones, en la actualidad funciona como teatro y acoge una intensa actividad, además de durante el Festival Internacional de Teatro Clásico, también el resto del año.

Iglesia de San Bartolomé

Comenzó a ser edificada a partir de 1625 sobre una capilla primitiva y provisional. La Iglesia de la Compañía de Jesús hoy conocida como San Bartolomé debió concluirse en el último tercio del siglo XVIII.

La construcción es planta de cruz latina con capillas laterales y bóveda sobre el crucero, El alzado posee tribunas entre pilastras de orden corintio, formadas por balcones con una decoración rococó a base de elementos vegetales, rocalla y remarcadas por unas molduras mixtilíneas.

No hay referencia del autor, si de Tomás Núñez de la Barrera, contratado para terminar la construcción.

Plaza Mayor

En el centro del casco antiguo. planta rectangular, irregular, formada por dos flancos con soportales de columnas de orden toscano en piedra bajo dos galerías corridas, en origen de carácter público y abiertas al exterior, y actualmente cerradas por un acristalamiento de estilo centroeuropeo que la hace única en España. Situada en la confluencia de las principales vías de comunicación.

Estas galerías servían de tribunas para actos públicos, festivos y religiosos, como las famosas corridas de toros que se realizaron hasta 1785, en que fueron prohibidas por Carlos III. A ellas se accedía por dos escaleras situadas en la Calle del Toril y en el Callejón del Villar, y por algunas pequeñas puertas de los soportales.

Convento de la Encarnación

La iglesia tiene planta de cruz latina con la cabecera poligonal, que marcará mucho más sus rasgos manieristas. En el crucero destacan los lienzos con pinturas de San Juan Bautista, San Juan Evangelista, San Diego y San José, un programa iconográfico que responde a la onomástica de los fundadores.

La nave dividida en dos tramos, se cubre por bóveda de cañón con arcos fajones y lunetos; el primer tramo se decora con el escudo de la Orden y debajo aparece la fecha de 1597. Las capillas de poca profundidad, se abren entre las pilastras toscanas que componen el muro

Del exterior merece la pena destacar la portada de acceso. Consta de dos cuerpos; el primero, edificado en el siglo XVI, está formado por un sencillo arco de medio punto que configura un falso alfiz. El segundo cuerpo se construye en el siglo XVIII, cuando el Conde de Valdeparaíso es nombrado patrono del convento, por lo que dona una cantidad de dinero para el reparo de la iglesia y la construcción de su retablo mayor, está decorado con el bellísimo escudo de los Condes de Valdeparaiso.

Teatro Municipal

A mediados del siglo XIX comenzó a plantearse la necesidad de contar con un teatro municipal en Almagro. Las razones aportadas en la Memoria enviada en 1860 al Ministro de la Gobernación para que autorizase su construcción, por iniciativa del Ayuntamiento y de un número de vecinos que argumentaba su necesidad en base a las nuevas de demandas sociales y culturales de la población (…) “tan útil para hacer comprender a la juventud la senda de las virtudes desviándola de las costumbres corruptoras, como preciso en la época de desarrollo general de importantes mejoras que conducen al embellecimiento y grandeza de la localidad”(…).

Almagro no hacía sino seguir la tendencia iniciada en la Corte madrileña que reclamaba el embellecimiento de la ciudad como signo de modernidad en un tiempo en que la burguesía decimonónica reclamaba una imagen de la ciudad más europeísta y despegada de las tradiciones locales.

El arquitecto encargado del proyecto fue Cirilo Vara y Soria, que eligió el estilo neo-grecorromano por adaptarse mejor a la función del edificio. El teatro se ubico en la calle San Agustín, en un solar antes ocupado por un conjunto de viviendas en ruina. Según opinión del arquitecto la falta de terreno era un inconveniente, pues no había sitio para una plaza, como en otros teatros, para el desahogo de espectadores y carruajes, y evitar ruidos que puedan escucharse desde fuera, pero se ajustó al terreno que disponía.

Espacio de Arte Contemporáneo

El 23 de enero de 2005 se inauguró este Espacio de Arte Contemporáneo en el Hospital de San Juan de Dios, edificio que formaba parte del convento de la Orden de San Juan de Dios, con el objetivo de promover el conocimiento, el acceso y la formación del público en relación con el arte contemporáneo en sus diversas manifestaciones y favorecer la comunicación social de las artes plásticas, haciendo convivir en Almagro las tradiciones y las más contemporáneas manifestaciones artísticas.

Es un Espacio de titularidad Municipal, que cuenta con más de 60 obras de fondos propios, con obras de los artistas Alberto García Alix, Bleda y Rosa, Albretch Tübke, Enrique Marty, GüÇlü Öztekin, Mira Bernabeu, Rafael Agredano, Tacita Dean, entre otros.

Además se realizan exposiciones temporales, conferencias, Festival de Videoarte, actividades y talleres con colegios de la localidad, visitas guiadas

Alguna de las exposiciones temporales que ha acogido el Espacio son,: Puzzling Question! Jacobo Castellano y Gonzalo Puch. “Persona, Sueño y Realidad”, con obras artísticas de la colección de Arte Contemporáneo de la Universidad de Salamanca, comisariada por Alberto Martín. Marina Abramovic “Siete vídeos performativos, una aproximación a su obra”. Thomas Hirschhom, ” United Nations Miniature” una reflexión comprometida sobre la realidad contemporánea ligado a la crítica social y política, cuestionando el orden actual establecido. Huye mientras puedas, de Julio Falagán, etc

Convento de la Asunción de Calatrava

La construcción del monasterio de las monjas calatravas, tras numerosas gestiones, fue ratificada en 1524, aunque la magnitud del proyecto ocasionó su paralización durante años al agotarse los fondos, hasta que en 1543, Gutierre de Padilla hizo entrega de una cantidad importante con la condición de que su construcción finalizase en un año.

Habitado por monjas calatravas hasta 1815, fecha a partir de la cual son trasladadas, y el convento pasó a ser ocupado por frailes hasta 1836, en que se suprimen las órdenes religiosas con el proceso desamortizador, y sus bienes pasan al Estado.

En 1851 es declarado Monumento Histórico, pero el edificio sufre desafortunadas intervenciones derivadas de su uso como Cuartel de Caballería, y posteriores intervenciones restauradoras efectuadas por los Dominicos a partir de 1903, para su acondicionamiento como colegio de la orden. Modificaciones que alteran gravemente las trazas iniciales, caso concreto de la iglesia.

El proporcionado trazado del claustro, uno de los más bellos y menos conocidos del Renacimiento español, es de planta cuadrangular, aparece conformado por dos galerías con sesenta columnas clásicas, realizadas en piedra arenisca con fustes de mármol de Macael. La elección de ordenes jónico en la planta baja y toscano en la superior, tiene relación con el conocimiento de la obra de Serlio “Las reglas generales de arquitectura”, basado en la de Vitrubio. La proporcionalidad de elementos arquitectónicos del este claustro, evidencia la correcta preparación teórica del autor del proyecto.

Estilísticamente guarda gran similitud con el hospital toledano de Tavera, lo cual plantea interrogantes referentes a su ejecución, la autoria y cronología. Se cree que su autor sea Enrique Egas El Mozo, discipulo de Francisco de Luna, maestro mayor del monasterio conquense de Uclés y vecino en estas fechas de Villanueva de los Infantes, evidenciado porque en la segunda mitad del siglo se están realizando los de Tavera y Albacete, con los que guarda bastante paralelismo. En cuanto a la cronologia está documentado que en 1534 el claustro estaba en plena ejecución.

La peculiaridad de este claustro está además en sus programas decorativos como en la magnífica ejecución de sus tallas que merecerían un detallado análisis iconográfico. En torno a las distintas galerías se ubican siete puertas y tres ventanas en la parte baja y dos portadas en la alta, donde se desarrolla profusa decoración plateresca, que el Mozo habría asimilado de circulos toledanos, con motivos idénticos a los utilizados por Covarrubias en algunas de sus realizaciones (guirnaldas, frutos, camafeos, etc.).

Ermita de San Francisco

Del siglo XVII atribuible a Nicolás de Vergara, el Mozo. Las trazas iniciales de la iglesia franciscana de Almagro, que sufrió alteraciones en el siglo XVIII al serles añadidas tres capillas responden al esquema de planta de cruz latina, la cubierta tiene bóveda de cañón con luteros, dividida por arcos fajones y cúpula de media naranja sobre pechinas en las que se adosan los escudos de los fundadores.

Antigua Universidad Renacentista

La fundación de este edificio renacentista en la primera mitad del siglo XVI, se debe a uno de los personajes más influyentes e importantes de nuestro siglo XVI, el clavero de la Orden de Calatrava Frey Fernando Fernández de Córdova y Mendoza, Presidente del Consejo de las Órdenes, que se nos revela como un gran humanista y uno de los grandes mecenas de la primera mitad del siglo XVI.

Su formación humanística y su sentido del mecenazgo se refleja no solo en el espíritu piadoso de sus fundaciones, sino también en ese ideal común en los hombres del renacimiento de alcanzar la fama después de la muerte, a través de la obra de arte.

Frei Fernando decidió fundar, con sus cuantiosos bienes, un monasterio en Almagro que fuese de la Orden de Predicadores de Santo Domingo y una Universidad para ilustrar a las gentes de esta tierra.

La vida de este convento y universidad transcurrió hasta la primera mitad del siglo XIX al ser clausurado por el proceso desarmotizador.

Almacén de los Fúcares

Una de las muestras arquitectónicas legadas por los Fúcares, fue este palacio que aunque se le denomina así, su primitiva función fue la de servir de almacén para guardar el mercurio que llega de las minas de Almadén, arrendadas en la Casa de los Fúcares por el Emperador Carlos V.

Este edificio del siglo XVI está concebido como un gran caserón, con la fachada en ladrillo, tapial y mampostería a la usanza toledana y cuya actual puerta se añade en el siglo XVII, dando acceso al vestíbulo con bóvedas decoradas con yeserías que comunica directamente con el claustro, que junto con el del Convento de la Asunción son los ejemplos más interesantes del renacimiento almagreño.

El patio posee planta cuadrada de los cuerpos con columnas de orden toscano que soportan arcos de medio punto.

Sus amplias salas eran las primitivas cámaras de almacenamiento, rematadas con ricos artesonados.

Casa particular de la familia Bringas, más tarde casa de vecinos y encajería, colegio, y en la actualidad alberga la Universidad Popular, centro de formación sociocultural municipal desde el año 1984.

Iglesia de Madre de Dios

Está ubicada en lo que fue Hospital de Nuestra Señora de La Mayor, en solares comprados por la Villa en 1546, bajo la dirección de Enrique Egas el Mozo. La iglesia, por razones económicas, se termina hacia 1602, como está indicado en el rosetón de su fachada.

Las arcadas descansan sobre seis pilares cruciformes de piedra que tienen adosadas medias columnas toscanas con basamento semicircular. Las tres naves desembocan en ábsides poligonales, siendo el de la capilla mayor pentagonal y cubierto por bóveda nervada y los laterales, de tres lados cubiertos por veneras o conchas. En el muro, de una gran solidez, se abren altas ventanas formadas por arcos de medio punto que dan a luz un claro sentido renacentista en oposición a las vidrieras del mundo gótico.

El exterior está construido en mampostería y las fachadas están articuladas por contrafuertes que siguen el módulo de proporción de la iglesia. La fachada principal, remarcada por dos contrafuertes posee un gran rosetón de ladrillo y se remata por un frontón formado por las cubiertas.

La iglesia cuenta con dos portadas barrocas en los lados norte y sur y una torre inconclusa proyectada en el siglo XVII por arquitecto Benito de Soto, vecino de Almagro.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.